Nuestra Historia

.

Una empresa que respira innovación

 

La historia del Trópico se forjó en un entorno de investigación y desarrollo que le dio su ADN innovador. En combinación con el espíritu emprendedor de sus gerentes, formó una empresa moderna y dinámica con una fuerte cultura de la innovación que se destaca en la vanguardia tecnológica de Brasil. Con productos de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), Trópico opera en diversos mercados tales como los operadores de telecomunicaciones, agro-industria, servicios públicos, defensa y seguridad pública.

 

 

 

La tecnología y los negocios van de la mano

 

La historia de Trópico inicia en 1973, por medio de un acuerdo entre Telebras, en ese entonces holding de las operadoras de telecomunicaciones de Brasil, y la USP, en un proyecto denominado SISCOM (SIStema de COMutação). A partir de ese acuerdo se desarrolla el proyecto semilla de una Central Brasilera de Conmutación Digital Temporal que hizo posible añadir un gran capital intelectual para iniciar los ciclos de desarrollo tecnológico que culminan en los productos actualmente disponibles.

 

En 1976, con el inicio de las actividades del Centro de Investigación y Desarrollo de Telebras (CPQD), el equipo del proyecto fue trasladado a Campinas, donde creció y participó en el desarrollo de la primera central telefónica digital de Brasil, llamada Trópico R, con capacidad de hasta 10.000 abonados. El equipo para ese entonces, tuvo el reto de incrementar las investigaciones, aplicar los resultados y obtener dividendos para la sociedad: dominio tecnológico por empresas brasileras; generación de empleos cualificados y la disminución del precio de las centrales.   Como resultado de ello, aumentar el acceso de la población a los servicios de telefonía, reducir las importaciones y mejorar la balanza comercial brasilera.

 

La central Trópico R fue un éxito, precisamente porque fue diseñada para satisfacer las condiciones específicas de la red brasilera. Por ejemplo, desde el punto de vista climático, la central fue diseñada de manera que no necesitara ventilación forzada para refrigerarse, tolerando las situaciones extremas de temperatura y humedad del territorio nacional.   Esto le dio excelentes características de resistencia con un índice de fallas mucho más favorable que el de los productos importados.

 

La política industrial era muy favorable, dado que los productos desarrollados por CPQD eran trasladados a las industrias nacionales que, a su vez, asimilaban la tecnología, fabricaban y vendían las centrales para los operadores estatales a precios competitivos. Un porcentaje de los ingresos de servicios telefónicos se invirtió en CPQD, realimentando el ciclo. En 1985, el gran éxito alcanzado dio lugar al inicio de un proyecto de innovación más audaz: Una central telefónica de 100.000 abonados, llamada Trópico RA.   Esta central fue diseñada con una arquitectura de Software innovador, utilizando un procesamiento paralelo con división de carga sobre una red distribuida de procesadores; mecanismo empleado para asegurar el alto desempeño y respaldo necesarios para cumplir con los altos niveles de confiabilidad exigidos, ya que la red de telefonía es considerada un servicio de misión crítica. En una época en la que estos conceptos eran algo inédito, los desafíos eran grandes. Se exigió un intenso programa de desarrollo de elementos complejos como: hardware de procesamiento, sistema operativo en tiempo real, red local para interconectar los procesadores, así como todo el lenguaje de programación para ejecución recurrente necesario para el desarrollo de software. Millones de líneas de código fueron escritas, centenas de investigadores participaron en línea en uno de los mayores proyectos de ingeniería en el hemisferio sur, que culminó 1990 con la primera central totalmente nacional de amplia capacidad. Hoy en día, la tecnología de las centrales Trópico cuenta con fuerte presencia en la red de telefonía brasilera, con aproximadamente 8 millones de líneas vendidas que representan el 20% de la base instalada y más de 1 billón de dólares invertidos en productos nacionales.   Estas cifras dan una idea clara de la importancia de esta tecnología en la cadena de valor de la industria de las telecomunicaciones de Brasil.

 

 

 

Trópico como empresa

 

Con la privatización del sistema Telebras en 1998, la inversión de un porcentaje de ingreso de las operadoras hacia los productos de CPQD desapareció. El apoyo del proyecto Trópico fue solventado con la formación de una nueva empresa en 1999, independiente, dedicada a industrializar, comercializar y continuar con el desarrollo tecnológico de las centrales telefónicas. Así nació Trópico Sistemas e Telecomunicações Ltda.

 

Como si no fueran suficientes los grandes cambios generados en el mercado por causa de la privatización del Sistema Telebras, también se experimentaban cambios tecnológicos con el surgimiento del concepto de Redes de Nueva Generación, conocido por sus siglas en inglés NGN (Next Generation Networks).Los retos apenas iniciaban: el surgimiento de nuevas operadoras privadas, el control por parte de empresas extranjeras que desconocían que Brasil tenía su propia tecnología de centrales digitales avanzadas, la ruptura tecnológica de la NGN y el posible abandono de la tecnología de centrales digitales por conmutación de circuitos que había sido recientemente desarrollada.

 

En este entorno desafiante, la decisión de Trópico fue arriesgada al apostarle una vez más a la innovación: en lugar de retirarse tras la difícil situación, desarrolló la tecnología NGN incluso antes de que lo hiciera la competencia transnacional. La arquitectura extremadamente moderna de la central de Trópico RA demostró ser flexible, lo suficiente como para soportar la evolución a la tecnología NGN, donde la voz paso a ser transportada por medio de una red de datos basada en IP, el protocolo de Internet (Tecnología VoIP).

 

Los nuevos productos fueron bautizados con el nombre Vectura y en poco tiempo, Trópico ya se estaba posicionando en el mercado privatizado haciendo pruebas de la nueva tecnología en las operadoras. En 2004 se realizó la primera venta de Vectura SoftSwitch (VSS), un producto que ejecuta el control de las llamadas en las redes NGN. Esta primera venta fue emblemática, puesto que Vectura SoftSwitch dividía la responsabilidad de controlar las llamadas telefónicas con otros equipos de un gran proveedor transnacional, logrando asumir el 100% de los servicios en caso de presentar falla, esto probó que el producto de Trópico se asemejaba a otros de clase mundial, tanto en capacidad como en funcionalidades.

 

 

 

Diversificación de los productos de Trópico

 

Después de Trópico haber desarrollado el producto Vectura SoftSwitch para atender la demanda de las Redes de Nueva Generación, el mercadeo planteó nuevos retos. La tan esperada evolución de las redes de telefonía a NGN caminaba a paso lento, ya que exigía una gran inversión en la red IP y en el cambio de las centrales telefónicas habituales.   Los proveedores transnacionales también decidieron invertir en productos para NGN, pero dejaron de invertir en el desarrollo de productos de la generación anterior, deteniendo la fabricación y comercialización de las centrales por conmutación de circuito. Para el caso de Trópico, como la central Trópico RA y el Vectura SoftSwitch compartían la misma arquitectura se mantuvieron completamente actualizados.

 

Las operadoras estaban atravesando por una situación bastante incómoda, puesto que se hizo necesario cambiar la tecnología que se había quedado obsoleta en sus redes, debido a la falta de soporte por parte de sus proveedores transnacionales. Por otro lado, la alternativa de implementar las nuevas tecnologías exigía un alto nivel de inversión, ya que al estar en la fase de introducción los precios aun eran bastante costosos.

 

Fue en este contexto, sobre una base instalada de 40 millones de terminales obsoletas y que además no justificaba más inversiones, que la Agencia reguladora ANATEL decidió establecer más obligaciones a las operadoras, como por ejemplo la factura detallada de las llamadas locales, la portabilidad de números y la adicción del noveno dígito en los números celulares. Esto, sumado a las necesidades del día a día de las operadoras, como controlar fraudes cada vez más complejos, exigió softwares en cada una de las centrales telefónicas, pero la posibilidad de ser contratados de los fabricantes no era viable.

 

Trópico vio en ese escenario una oportunidad y una vez más decidió innovar por medio del desarrollo de un enrutador de señalización intrusivo, el Vectura Signaling Server (VSI).El profundo conocimiento de la red de telefonía brasilera, cuyas centrales intercambian información sobre las llamadas por medio de los mensajes de señalización SS7 (System Signaling Number 7), le permitió a Trópico desarrollar un Router para esos mensajes cuyas funcionalidades van más allá del proceso usual de enrutar que emplea el producto convencional del mercado. Vectura Signaling Server es capaz de alterar el contenido de los mensajes entre las centrales, cambiando el comportamiento de la red, de modo que el nuevo comportamiento obtenido corresponda al que sería ejecutado por el software requerido en la central. De esta forma, cualquier nueva demanda de servicios en la red telefónica pasaría a ser implementada por medio de aplicaciones desarrolladas en el Vectura Signaling Server, principalmente, sin la necesidad de contratación de un Software diferente para cada tipo de central.

 

Este enfoque innovador fue reconocido por el Monitor Group como una de las 101 innovaciones más significativas en Brasil.

 

Desde la perspectiva del mercado, el 70% de la red fija Brasilera pasó a depender del Vectura Signaling Server, calculando aproximadamente 1,3 billones de llamadas procesadas por día, lo que es prueba de su impacto y su grado de importancia.

 

Otro producto con gran innovación es el Vectura Application Server (VAS). Se trata de un servidor con aplicaciones compatibles con la arquitectura IMS (IP Multimedia Subsystem) de 3GPP, institución que estandariza las redes móviles celulares a nivel mundial. IMS es una arquitectura que utiliza las mismas tecnologías de transporte de voz de las NGN, pero con interfaces y bloques funcionales estandarizados, lo que la identifica como su evolución. La innovación de Trópico consistió en emplear el bloque funcional Application Server de la arquitectura IMS para implementar una plataforma de Soporte a Clientes a nivel de red, es decir, la plataforma no es instalada en el call-center, como convencionalmente se haría, sino que se sitúa en la red telefónica. Trópico utilizó tecnología de reconocimiento de voz para interactuar con los clientes, identificar el motivo de la llamada, automatizar la prestación del servicio solicitado y direccionar la llamada para el operario encargado de dar respuesta al requerimiento solicitado. Esta plataforma redujo los costos operacionales y mejoró la calidad de la prestación de servicio al cliente por las operadoras, lo que en consecuencia recibió el premio a mejor tecnología de Call center reconocido por la Associação Brasileira de Telemarketing.

 

La importancia de los productos de Trópico en las redes de sus clientes representa una gran responsabilidad, ya que prestan servicios de forma centralizada, concentrando el tráfico telefónico de centenas de rutas y centrales, y todo el soporte a clientes para el caso del Vectura Application Server. Con tal importancia, problemas de red pueden afectar a miles o incluso millones de usuarios. Para identificar y analizar posibles problemas Trópico diseñó sistemas de gestión con nuevos conceptos que acompañan los productos de Trópico y proporcionan visibilidad del negocio a los clientes. Estos sistemas almacenan registro detallado de todas las llamadas que han sido procesadas por el producto. La innovación radica en que a partir de esos datos se correlacionan las informaciones afines para generar indicadores de desempeño a través de un Software analítico. Por otra parte, el sistema de gestión también analiza el comportamiento de los usuarios para lograr identificar la ocurrencia de fallas en la red y en sus elementos.

 

Al tanto de las tendencias del mercado de telecomunicaciones, se hizo evidente el aumento de la demanda por movilidad y redes de banda ancha, para lo cual Trópico busco tener soluciones adherentes a esas necesidades, invirtiendo en el desarrollo de dos tecnologías: Sistemas de comunicación banda ancha inalámbrica y virtualización de funciones de red.

 

Para los sistemas de comunicación inalámbrica de banda ancha, Trópico decidió concentrarse en radio bases y terminales especializadas para las redes de cuarta generación (4G) utilizando la tecnología LTE (Long Term Evolution), estandarizada por 3GPP, pero a frecuencias inferiores a 1 GHz, cuya cobertura alcanza decenas de kilómetros de la torre. Esta característica hace que el producto este completamente adecuado a la realidad brasilera, cubriendo de una forma viablemente económica grandes áreas de baja densidad poblacional y, al mismo tiempo, gracias a su excelente propagación indoor, cubre perfectamente las áreas urbanas.

 

Trópico una vez más innovó en el mercado con el diseño de un radio base compacta, que concentra todos sus bloques funcionales en un mismo dispositivo instalado en la torre, cerca de la antena. . Este producto recibió un premio a la innovación del Anuario Telecom en 2015, por representar una tecnología sostenible que no requiere protección con sistemas de aire acondicionado en la base de la torre para almacenar cualquier tipo de equipo. Disponible hoy en día en varias bandas, este producto ha sido considerado como un elemento clave para atender mercados con demanda de conectividad de datos en zonas rurales, como es el caso del Agro-negocio y de las empresas distribuidoras de energía eléctrica, que manejan negocios de misión crítica y necesitan de una red dedicada al Internet de las Cosas (IoT) O Machine –to-Machine (M2M). En adición a la conectividad rural deseada compatible con el concepto de Iot, Trópico también está incluyendo en su oferta sus más recientes desarrollos: terminales especializadas, sensores, gateways de IoT y aplicaciones georreferenciadas, que agregan valor a los productos ya comercializados de conectividad. Ya se encuentran disponibles, por ejemplo, las aplicaciones para agricultura de precisión para el sector sucroenergético.

 

La plataforma de virtualización de funciones de red, denominada Vectura Virtual Edge, es otro producto innovador que acompaña las tendencias actuales en telecomunicaciones (Cloud Computing).En primer lugar es importante conceptualizar lo que hacen las funciones de red de virtualización, también conocidas por sus siglas en Inglés NFV (Network Function Virtualization, estandarizado pelo ETSI). Se trata de la implementación de funciones de red que normalmente son ejecutadas en Hardware de propósito específico (Appliances) en Hardware de procesamiento genérico. La plataforma de virtualización es una infraestructura de Hardware (servidores) y software capaz de organizar la ejecución de varias funciones de Red Virtualizada.

 

La adopción de NFV se justifica por la reducción en los costos de procesamiento, por la mayor capacidad de procesamiento de los servidores y por el hecho de que las funciones de red puedan ser ejecutadas por un Software en un ambiente virtualizado. La primera aplicación comercial de la plataforma Vectura Virtual Edge es la virtualización del software de los equipos de usuarios utilizados para proporcionar acceso banda ancha por las operadoras (CPE – Customer Premisses Equipment). La parte más compleja del Software de estos terminales es ejecutada en la red (por ejemplo, las funciones NAT, DHCP y Firewall) de forma centralizada y homogénea para todos los terminales. Este modelo aporta significativos beneficios operacionales para el operador, ya que reduce el número de visitas físicas al cliente y a su vez facilita la introducción de nuevos servicios, generando nuevos ingresos.

 

La plataforma Vectura Virtual Edge permite desarrollar nuevas aplicaciones con el desarrollo de nuevas funciones de red. Esto significa que Trópico va a continuar ofreciendo al mercado nuevos productos innovadores para el segmento de banda ancha.

 

Trópico es una empresa abierta a diferentes modelos de negocio, con opciones flexibles de remuneración de bienes y servicios ofrecidos a sus clientes.

 

 

 

Trópico Global

 

Con un portafolio de productos diferenciados, competitivos y que cumplen con las normas internacionales, Trópico está dando el siguiente paso en su trayectoria para convertirse en una empresa global. Para ello cuenta con la solidez de sus procesos y la capacitación técnica de sus colaboradores, con amplio conocimiento adquirido en la diversidad encontrada en la red brasileña. Además de su oficina actual en Colombia y la representación en Argentina y Portugal, Trópico está desarrollando actividades comerciales para la exportación de sus productos de hardware y software a otros países de América Latina, especialmente México y Perú, además del continente africano.

 

El hecho de contar con un Centro de Producción Integrado en Manaus, que le da competitividad en el mercado interno también facilita la exportación, que se espera sea una fuente importante de ingresos para los próximos años.